mar 1 2013

Tags: , ,

Los actores de la cultura en Viña dan su diagnóstico a la falta de espacios para eventos

Quinta Vergara es uno de los espacios para espectáculos culturales aunque no se ocupa mucho durante el invierno.

Quinta Vergara es uno de los espacios para espectáculos culturales aunque no se ocupa mucho durante el invierno.

En exclusiva el director de Cultura del municipio viñamarino reconoce el gran problema de la escasez de espacios para eventos de gran convocatoria. “Me complica mucho. Mucho con mayúscula”, gráfica. Por otro lado, el jefe la Secretaría de Planificación Comunal habla del estadio Sausalito como una solución a esta debilidad, sin embargo, el proyecto de remodelación del estadio aún no se ejecuta. ¿Viña del Mar algún día podrá albergar eventos masivos culturales? Analizamos el escenario actual con sus protagonistas.

 Por Valeria Viancos González

Sol, mar y playa. Esas son las tres primeras palabras que se vienen a la cabeza cuando se habla de Viña del Mar como destino. La mayor cantidad de visitantes aterrizan en verano, un panorama innegable que autoridades comunales tratan de cambiar para que la Ciudad Jardín sea visitada durante todo el año, rompiendo la estacionalidad veraniega.

¿Cómo romperla? Una solución para esta tarea sería atraer a la visita con una nutrida programación cultural de perfil masivo, eventos de calidad y nivel internacional, tal como lo fue la visita de “Cirque du Solei” a Santiago. Pero por ahora solo existe un repunte de actividades en enero y febrero donde destacan pseudo “fiestas de la Cerveza”; las clásicas ferias artesanales y del libro, sin contar al Festival de la Canción de Viña, una sandía calada que solo es una vez al año.

En la urbe viñamarina hay tres grandes lugares que pueden congregar una buena cantidad de gente: Valparaíso Sporting Club, el Estadio Sausalito y la Quinta Vergara. De vez en cuando los productores se fijan en estos recintos, pero por lo general no existe una continuidad en su uso. Ante la falta de espacios propios de la ciudad, hay que ser realistas la Ciudad Jardín cuenta sólo con dos espacios para actividades masivas, y uno de ellos depende de un privado. De carácter público, sólo existe uno, la Quinta Vergara.

EN BÚSQUEDA DE UNA CIUDAD CULTURAL

José Miguel Gil, director del Departamento de Cultura del municipio, conoce de cerca la gran problemática de la falta de espacios y de los intentos para entregar cultura de calidad. La limitación existente, es un punto de quiebre a la hora de hacer una oferta turística y cultural.

Me complica mucho. No poco, mucho, mucho con mayúscula. Pero contra la naturaleza no podemos. Lo importante es que el reto lo estamos asumiendo no sólo con responsabilidad sino que con visión de futuro”, explica el director de Cultura municipal.

Al director de Cultura le preocupa la situación actual y espera que de apoco se solucione.

Es conocido que la gestión viñamarina ha priorizado otros proyectos en desmedro de la actividad cultural. Un caso de aquello es la reconstrucción de espacios patrimoniales, que después de 3 años siguen en proceso o simplemente mantienen el mismo perfil sin repotenciarse. “El Palacio Carrasco va a albergar, básicamente, la biblioteca pública, el archivo histórico, la dirección de cultura y la dirección de cine”, informa Gil, y agrega. “Se necesitan espacios más específicos, como grandes salones de eventos, como Arena Santiago. Eso está todavía en el tablero de dibujo, se sabe que se necesita, se está estudiando. Yo creo que tarde o temprano va a tener la Municipalidad o un privado que resolver este tema, o sea, es un tema pendiente”.

Entonces, ¿a quién le correspondería solucionar esta situación? Hoy, la Municipalidad de Viña del Mar centralizó su inversión en la reparación de nuevos ejes culturales, no así para el empleo de centros de eventos de alta convocatoria. “La ciudad va creciendo articuladamente, entonces ahora el fuerte es rescatar los edificios patrimoniales que se vinieron abajo luego del terremoto. Eso es prioridad uno”, explica Gil y continúa. “La Municipalidad, planteándose la necesidad y en función de los espacios disponibles, en el último sector, pegadito a las Salinas, hay un anfiteatro que está a punto de ser entregado, con capacidad para unas 500 personas junto al mar, o sea, una cosa monumental”, describe el encargado, aunque el número a grandes luces es pequeño a las necesidades.

El director José Miguel Gil comprende que la problemática no se solucionará de la noche a  la mañana, “Sin duda faltan salones grandes, centros de eventos con capacidad para 3000, 4000 personas”, comenta la autoridad, reflexionando y advirtiendo que no siempre hay espectáculos para más de 20 mil personas. “Llenar la Quinta a un productor le significan no sé cuantos millones y no garantiza que lo llene, por muy bueno que sea. Santiago sí. Ese es un problema. Nuestro nivel de cultura tiene que ir acorde a la realidad urbana, a la realidad poblacional, a la realidad económica”, concluye.

SAUSALITO ¿BUENA ALTERNATIVA?

Si en Santiago, el Estadio Nacional es un referente como un gran escenario para artistas internacionales,  en Viña del Mar el estadio Sausalito podría transformarse en algo similar, en un gran espacio para conciertos o espectáculos, pese a que su ubicación no sea la más idónea.

Con este objetivo en la mente, hace un par de años que se cocina en las dependencias de la Secretaría Comunal de Planificación (Secpla), un proyecto para restaurar y reestructurar el estadio viñamarino, dejándolo apto para recibir 25 mil espectadores, con un costo aproximado de $15 mil millones. Osvaldo Urrutia, director de Secpla, siembra una esperanza antes su utilización. “Cualquier estadio puede adecuarse e implementarse para esos tipos de espectáculos. Por supuesto que es una opción”.

Con una inversión que supera los para la restauración de edificios patrimoniales e históricos (ver aquí) en conjunto con la reestructuración del Estadio Sausalito, Viña del Mar busca romper la “estacionalidad” de una ciudad turística.

El proyecto de remodelación contempla la construcción de un court central de Tenis y que servirá para espectáculos musicales, cinco canchas de tenis complementarias al court, piscina olímpica temperada, centro de convenciones, camarines, áreas de esparcimiento, estacionamientos y tendrá accesos por el Camino Internacional y Libertad Norte.

OTRO CONCEPTO DE CIUDAD

Joaquín McIntosh, productor de SUD Producciones, ha sido el cerebro –junto a su equipo- detrás los eventos “Terrazas Corona” en el Café Enjoy del Mar durante el mes de febrero, un espacio donde han tocado diversos músicos. Para el experto, desde su punto de vista, Viña es “otro concepto de ciudad”, en comparación a Santiago. “Faltan los lugares de esparcimiento para realizar eventos, como Movistar Arena, sólo tienen Sporting y la Quinta Vergara”, resume. El profesional comprende que la Ciudad Jardín posee un ambiente playero que le da otro carácter y por ende, evidentemente debe considerarse así para posicionarse en cultura. ¿La solución? El profesional va por una fórmula mixta. “Los privados tienen dinero y la Municipalidad tiene lugares de esparcimiento que pueden arrendar”, señala.

El Sporting Club es privado y sus eventos son fiscalizados por ruidos molestos.

Para McIntoch Viña del Mar obtiene masividad en verano lo que implica una apuesta diferente para los productores de eventos. Sin embargo, una vez que los turistas abandonan la ciudad, también lo hace el interés por traer eventos.

Arnoldo Carvajal Letelier, gestor cultural de la Universidad de Playa Ancha, trabaja actualmente en conjunto con la Corporación Cultural de Viña del Mar, y al igual que McIntosh opta por un “esfuerzo entre lo público y lo privado para recuperar los espacios”. Para el experto, “el desarrollo de la sociedad surge a partir de  la cultura y el arte, elementos fundamentales que le sirve a las personas para desenvolverse como individuos”.

Desde su vinculación en la Corporación Cultural viñamarina, agrega además que existe un conocimiento sobre este problema en el municipio, por lo que “hay iniciativas que están en marcha para revertir esta situación y también algunos fondos que se están destinando a recuperar estos espacios”. Y remata: “hay que armar algo sobre esto en Viña. Y desde el punto de vista de las artes visuales también. Hemos conversado que a la ciudad le hacen falta espacios para artes contemporáneas, es decir todo lo que implica pintura, diseño, visual y arquitectura. Sí, es cierto, hacen faltan otros espacios”. LOV

3 Respuesta to “Los actores de la cultura en Viña dan su diagnóstico a la falta de espacios para eventos”

  1. Klaudia

    Por supuesto que Viña del Mar debería tener más espacios para el arte. Teniendo en cuenta las carreras de diseño que tienen las Universidades, la Escuela de B.Artes,etc..Piensen también en el arte, no sólo en el turismo de playa, de festival, también la cultura atrae gente!!, yo vivo en España, estudio grabado y tengo ganas de regresar pronto a mi ciudad, pero por favor, quisiera que hubiesen más muestras de Arte y Cultura!. Invertid en esto!!

    Responder

Deja un comentario

  • (No sera publicado

XHTML: Usted puede utilizar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>