mar 5 2013

Tags: , , , ,

Cámaras de comercio de Viña del Mar: el mito de la representatividad

La calle Valparaíso, el comercio tradicional de Viña del Mar. ¿Realmente las cámaras representan a los locatarios de este sector?

La calle Valparaíso, el comercio tradicional de Viña del Mar. ¿Realmente las cámaras representan a los locatarios de este sector?

De un delgado hilo pende la vocería que hasta el día hoy ostentan las cámaras de comercio de Viña del Mar. Los locatarios consultados por La Otra Voz dicen no sentirse representados por entidades como estas; por otro lado, las organizaciones argumentan que al haber pocos socios hay escasez de recursos para beneficiar a sus miembros o fomentar la participación. Acá hablamos con estos actores del comercio viñamarino que lamentablemente juntos no superan el 32% de representatividad.

Por Valeria Viancos González

Es fácil ver en los noticieros, una y otra vez, a los presidentes de las cámaras de Comercio y calle Valparaíso, hablando acerca de seguridad ciudadana o de la alza de ventas en Viña del Mar dependiendo de la época del año. Sin embargo, como una bola de nieve en bajada, los cuestionamientos hacia estas entidades van aumentando. ¿Son ellos realmente representativos de lo que ocurre en el comercio viñamarino?

Las críticas no son antojadizas. Opiniones de ex asociados y cifras estimativas corroboran una situación quizás escondida para la ciudadanía, pero que significan una preocupación para los entendidos en el rubro. De un universo de 10.000 locales comerciales en la Ciudad Jardín, la Cámara de Comercio de Viña del Mar contempla un total de 600 asociados, es decir, un 6% del universo total. En otras palabras, la entidad que resguardará la vida comercial urbana y que busca representarlos, no alcanza siquiera un 10% de la misma.

LOS BAJOS PORCENTAJES

Rodrigo Rozas Iturrieta, presidente de la Cámara de Comercio y Turismo de Viña del Mar, considera que las cifras de participación ante presentadas refleja una “gran asociatividad” y se traduce en el “buen posicionamiento que tiene la Cámara a nivel nacional”. Aunque reconoce que un 6% puede parecer un bajo porcentaje, se defiende manifestando que “es imposible abarcarlos a todos por un tema de estructura, básicamente. Tendríamos que ser una súper cámara para abarcarlos a todos, pero nos falta estructura y personal para lograrlo”.

Para Rozas, trabajar con el 6% del comercio de Viña no es una falta de asociatividad, sino que se debe a un problema de estructura de la sede.

Considerando que la labor de una Cámara de Comercio es proteger los intereses de los asociados al gremio y de salvaguardar la comercialización de los productos que ofrecen, es incierto lo que ocurrirá con aquellos comerciantes que no pertenecen a las filas de alguna asociación. Para ellos, no todo es color de rosas. El desinterés por afiliarse no sólo pasa por un asunto monetario, sino que también por una falta de representación y los nulos beneficios que obtienen de las Cámaras.

Para Rozas, este desinterés radica en la escasa reciprocidad que se produce entre los comerciantes y su organización, ya que “ellos (los socios) ven los frutos y muchas veces se les ha entregado poca retribución, porque no existen los recursos suficientes”. Entonces, si no hay beneficios concretos, no hay asociación.

Eric Richter, presidente de la Asociación de Comerciantes y Propietarios de Locales Comerciales de la Calle Valparaíso -es decir, que representa sólo a ese sector-, es crítico frente a la labor encabezada por Rozas, cuestionando incluso los intereses que existen de por medio. “A él lo que le interesa es ocuparse de la calle Valparaíso, porque es la calle estrella de Viña del Mar ¿pero él qué me dice de los comerciantes que están en Forestal?, ¿y de los comerciantes que están en 6 Oriente donde nadie los defiende? Él debería protegerlos porque es el presidente de la Cámara de Comercio de todo Viña”.

Ambas cámaras entonces comparten puntos en común, aunque Richter niega un conflicto de interés entre ambas entidades: “él tiene planteamientos propios, así que podemos tener nada en común o todo en común, pero no hay problemas entre ambas asociaciones”. La Asociación de Comerciantes y Propietarios de Locales Comerciales de la Calle Valparaíso concentra 1529 locales comerciales, donde sólo alrededor 400 están asociados, es decir, una cifra superior al 26%.

Para Richter, el desinterés pasa “porque no le ven el objetivo final al pertenecer a una agrupación, pero si pensaran que sólo así pueden ejercer presión quizás pensarían de otra manera. Las cámaras de comercio son representativas en la medida que sean capaces de sumar fuerzas para poder hacer cosas”, reflexiona.

A diferencia de Rozas, aclara que a su juicio la cámara de Comercio no cumple con su rol. “Abarcar un 6% del comercio no es representativo”, afirma. “Es cierto que no todos los locales comerciales pueden pagar una cuota, a no todos les va tan bien, por eso no necesariamente deben estar todos dentro de la Cámara, pero sí tienen que tener número suficiente que debiese ser el mínimo para que esto tenga representatividad”, remata.

El presidente de los locales comerciales de calle Valparaíso, Eric Richter, piensa que es positivo pertenecer a una asociación, sin embargo, debe existir representatividad

Eric Richter no sólo trabaja actualmente como el presidente de los locales comerciales de la Calle Valparaíso, sino que también ocupa un puesto en la Municipalidad de Viña del Mar como encargado del Sistema de Información Geográfica (SIG). Al momento de preguntarle sobre el conflicto de intereses en la representatividad de sus asociados y  su pega en la entidad municipal que lo ampara, se mostró molesto expresando que “son cosas distintas, es otra área y no se relaciona la una con la otra”. Sin embargo, en el caso de suceder algo relacionado a los locales donde esté involucrado el municipio, la pregunta es cómo será un representante válido si recibe un sueldo del organismo comunal.

LA OPINIÓN DEL PUEBLO

En un recorrido por calle Valparaíso y alrededores, algunos locatarios que han participado en la Cámara y otros que nunca han pertenecido a ella, manifestaron la escasa preocupación que perciben desde la asociación y lo difícil que resulta mantenerse como miembro asociado.

Nunca nos han visitado, solo hemos recibido folletos e informaciones, pero no he tenido mayor acercamiento”, dice Claudia, en medio de su taller de cerámica. Experiencia similar a la de Alejandra, “de los 35 años, nunca han venido a visitarnos. Creo que se fijan en los grandes, no en negocios chicos. No me siento representada ni identificada”.

Para los locales comerciales no siempre resulta un beneficio formar parte de una asociación donde no ven frutos de manera inmediata. Pagar mensualmente una cuota puede parecer una pérdida de dinero si se contempla la realidad que deben enfrentar.

Claudia en su taller, dice que jamás la han venido a visitar de la Cámara de Comercio de Viña o de calle Valparaíso.

En esta línea, don José, de un taller de cachureos, considera que “las ventas no se relacionan con estar asociado a una Cámara. Ni siquiera he pensado estar en una, no siento una representación por parte de ellas”. Por su parte, Yolanda, de un local de venta de arreglos florales, comenta que “es muy difícil mantenerse, sobre todo en temas financieros”.

De esta manera, si de representación se trata, las cámaras de Comercio no contemplan un porcentaje de asociados significativo para el total de locales comerciales de la ciudad. Durante este último tiempo, han sufrido una pérdida de asociados que bordean el 50%, una cifra elevada para la obtención de recursos necesarios para sus funciones. ¿Será que acaso es hora de buscar una nueva representatividad? Las cifras hablan por sí solas. LOV

  • http://twitter.com/MartaEEE Marta Escudero

    Creo que esta investigación amerita también extenderse a las asociaciones, cámaras y otras que dicen representar al turismo y hoteleros. De hecho, como hotelera, no me siento representada por ningún organismo de los existentes ya que son asociaciones casi sin asociados que se representan ellas mismas más que al gremio.

  • Eric R.Richter P.

    Bueno, muy bueno el reportaje, logra desnudar la cruda realidad de la representatividad verdadera de las asociaciones y cámaras de todo tipo, personas con solo un par de socios se sienten que representa un área especifica de la comunidad y peor aun se atreven sin ninguna base a emitir juicios datos y cifras de actividad, ventas u otra variable, sin ningun estudio o encuesta seria al respecto.
    Insisto, bueno, vamos mas adentro aun, como funcionan quien los elige, ya que entre cuatro paredes se cuotean cada año la presidencia.
    atte
    Eric R.Richter P.